Ante los vehículos que llegan al taller con diagnóstico: mejor no “fiarse”

ASETRA, junto al resto de las asociaciones integradas en CONEPA, aconseja siempre diagnosticar en el taller y por sus propios medios la avería del vehículo que entra en sus instalaciones. Apartarse de esta regla conlleva unos riesgos jurídicos que pueden repercutir económicamente en caso de conflicto con el cliente.

La federación recuerda que el taller responde de la garantía de la reparación o instalación y, por tanto, queda sujeto a la responsabilidad derivada de los trabajos efectuados.

Madrid, 22 de noviembre. Una reciente sentencia de un juzgado de Madrid capital condena a un taller de reparación a devolver la factura cobrada al consumidor por unos trabajos basados en una supuesta diagnosis de otro reparador y que dio lugar a que el cliente ordenase la intervención al taller contratado sin que se solucionase la avería.

ASETRA aprovecha para recordar que, como regla general, juzgados y tribunales ordinarios de Justicia mantienen ese criterio cuando dictan sus resoluciones. Suele entenderse en sede judicial que, aunque el consumidor dé la orden a un taller de realizar una determinada intervención en su vehículo en base a una diagnosis realizada en otro centro reparador, el taller contratado deberá realizar sus propias comprobaciones y verificar la información aportada por su cliente como supuesta causa de una avería.

ASETRA aconseja a sus miembros que, como profesionales de la reparación y en su condición de garantes de los trabajos efectuados conforme a la norma que regula la actividad industrial de los talleres de reparación y la prestación de servicios, intenten minimizar riesgos comprobando por sí mismos cualquier diagnóstico previo realizado por terceros.